jueves, 8 de septiembre de 2011

Bendita piedra de alumbre

En fin, cuando crees que ya puedes sacar de nuevo la chaquetilla de punto de tu armario de repente sale de nuevo el sol y te plantas en 37 grados como Dios manda. No sé, es como que septiembre no es verano, que de hecho no lo es...¿o si? Bueno es igual. El caso es que he bajado esta mañana a Simón (mi perrete) y hacía un fresco incómodo en el parque. Total que he decidido al regresar a casa que iba a coger mi chaqueta de punto color rojo, que con mi color de uñas iba fenomenal.
Pues lo dicho...un calor que te torras!!!!! Así que, aprovechando este suceso, os voy a contar mi secretillo para esos olores incómodos a sudor que nos pillan de improviso. Esperad, que voy a hacer un inciso.
Es que no sé si os he contado lo que odio el olor a sudor de axilas, vamos, el de sobaco de toda la vida. Soy doña olores, huelo a distancia, y la verdad, no es un don del que me pueda sentir orgullosa, todo lo contrario, ¡me da un asco!
Bueno que me lío...
Desde que descubrí la piedra de alumbre no he vuelto (ni de coña) a los desodorantes convencionales.
Os voy a contar un poquito de qué va por si alguien no lo había escuchado nunca.
Durante siglos, el mineral de alumbre ha sido utilizado como desodorante para controlar el olor corporal, y también para evitar la irritación de la piel después del afeitado o la depilación, entre otras muchas aplicaciones. La carga iónica negativa de alumbre de potasio y su particular estructura molecular hace que no pueda ser absorbido por la piel, a diferencia de otros componentes de aluminio a veces utilizados como antitranspirantes por la industria de los desodorantes. Al ser una sal cristalina soluble en agua, podemos beneficiarnos de sus propiedades: desodorantes, antibacterianas, cicatrizantes, reafirmantes y antisépticas. Aplicado en las axilas, pies o en otra parte del cuerpo forma una fina película invisible de microcristales de sal mineral, ofreciendo una sensación de frescura natural y asegura una protección eficaz durante todo el día. La piedra de alumbre no enmascara los malos olores, actúa antes de su desarrollo.
Los desodorantes convencionales dificultan el proceso natural de transpiración, controlando el sudor y ocultando el mal olor corporal con perfumes. Las sustancias químicas que utilizan este tipo de desodorantes reducen la transpiración, pero no eliminan las bacterias causantes del mal olor, y obstruyen los poros de la piel. Además, el clorhidrato de aluminio que incorporan los desodorantes convencionales puede resultar perjudicial para nuestra salud. El cristal mineral no enmascara los malos olores con una fragancia artificial, los combate actuando contra las bacterias que los provocan.
El uso de la piedra de alumbre después del afeitado es una práctica muy antigua. Tiene propiedades astringentes, cicatrizantes y ayuda a prevenir irritaciones e infecciones de la piel.
Es una piedra hemostática, eficaz para detener la hemorragia de los pequeños cortes, pero sobre todo, tiene también una extraordinaria eficacia contra la irritación y los microcortes del afeitado, muy recomendable, por lo tanto, para las personas con piel sensible.
Ahora entendéis por qué no uso desodorantes que no sea éste.
presentación piedra de alumbre
Normalmente estas preciadas piedras suelen costar alrededor de los 9€. En Bellaverde las tenemos en promoción (hasta agotar existencias) a 3,75€
Así que si la quieres, ya sabes que tan sólo tienes que venir a vernos a la tienda o mandarnos un mail para recibirlo en tu casa.
No lo pienses mucho ¡qué vuelan!
Espero que os haya gustado el consejillo de hoy.

Muchisisisisiismas gracias por leerme y ya sabéis...¡QUÉ NO OS TOMEN EL PELO!



Fuente (piedraalumbre.com)

4 comentarios:

  1. Me a encantado tu post, ni idea tenia de estos beneficios, muchas gracias por la información

    ResponderEliminar
  2. De nada Pretty, gracias a ti por seguirme :)

    ResponderEliminar
  3. Una pregunta, ¿El alumbre sirve para el cabello?

    ResponderEliminar